lunes, 13 de junio de 2016

ULTIMO POST DE LA PARTIDA DE HYTOS "MILK SKULL" CAP 1

CREPLAS Y RESTO.

El caballero aúlla cuando el zarcillo de sombras comienza a desgarrar su rostro. En lugar de sangre, gruesos chorros de sombra pura manan por las heridas. Aunque los gritos del caballero son tan intensos que parece soportar el peor de los suplicios. Tras un nuevo tambaleo, cae de rodillas, con el rostro oculto  por una masa viviente de sombras que bullen hirvientes, extendiéndose poco a poco por todo su cuerpo. Uno a uno, los globos chisporrotean y se extinguen con un silbido.

En el interior de la mente de Creplas, se libra una titánica batalla por el control. Las ofertas del ente son cada vez menos frecuentes, sustituídas por terribles explosiones de dolor que te obligan a cerrar los ojos. Ahora que los globos han caído, las promesas han cesado y solo un rugido de triunfo por parte de una monstruosa entidad surgida de los pozos más oscuros del abismo resuena en su cabeza, demasiado fuertes como para soportarlos un sólo segundo más. El asesino elfo se tambalea, cae de rodillas y baja la cabeza, donde desaparece engullido por la oscuridad...

-Y ahora, mi fiel siervo. Te someterás a la voluntad de tu señor- susurra la voz.

Y de pronto, como una ola de odio y rabia abrasadora, unas palabras llegan a tus labios. Si todo va bien, las últimas... pues mejor morir libre que existir como esclavo.

-Me quebraré, pero no me arrodillaré.- murmuras.

De un salto, recuperas tu espada y con un último movimiento maestro, cortas en dos la daga de sombras y atraviesas, primero la armadura... y después tu propio corazón. Una extraña sensación de vacío se apodera de ti y olvidando por un instante el miedo visceral que te invade, reparas en la ironía de haber encontrado la lejana muerte en tu propia espada.

Para cuando quieres sonreír, ya estás muerto.

Y en la muerte, ves la verdad. Lo que se oculta tras las sombras, los que moran tras el velo. Los Espectros.

Una miríada de aberrantes formas cambiantes negruzcas sin rasgos que te observan en pleno silencio. Y en el centro, el Avatar del Dios Oscuro, que con su rostro monstruoso y abotargado como el de un sapo putrefacto te observa con diversión. No oyes su voz, pero a ti llegan sus gorgoteantes palabras...

-AL FIN ENTRE NOSOTROS, MI BUEN SIRVIENTE. HAS CUMPLIDO CON TU PROMESA... Y YO CUMPLIRÉ CON LA MÍA.-

Acto seguido, alza una enorme mano recubierta de bultos y con una afilada uña, te señala, dirigiéndose hacia los Espectros.

-ÉL NOS HA TRAÍDO... PERO NO ES UNO DE LOS NUESTROS... ARREGLADLO. DELEITAROS CON SU CARNE... PERO TRAEDME SU ALMA INTACTA PARA SU ENSOMBRECIMIENTO. ID, HIJOS MÍOS, HERMANOS... COMED.-

Antes de que termine, la masa de Espectros se abalanza sobre tu espíritu en una orgía de chillidos y grotescos alaridos de júbilo capaces de perturbar la cordura de un dios. No sientes dolor alguno... pero no puedes evitar gritar al sentir como tus recuerdos, tu vida, tu identidad, tu ser... se desvanece.

Para cuando terminan contigo... Ya no eres de este mundo.

XENOX Y LORAINE.

Ahora ya no hay otra opción. Los globos se apagan. La oscuridad ha caído sobre vosotros y un frío asfixiante os envuelve, acompañado de pequeños mordiscos que poco a poco se convierten en crueles dentelladas y topetazos que amenazan con derribaros. La dirección está clara, pero donde está el río? Se suponía que estabais a menos de diez metros y ya lleváis un minuto corriendo a toda velocidad. Donde se supone que está el río?!

Un grueso tentáculo trata de cerraros el paso, pero con un brutal movimiento, el tridente de Xenox lo ensarta y lo aparta despejando el camino. A vuestra espalda, el sonido de una horda de seres indescriptibles en movimiento da alas a vuestros pies... y al fin! la fétida corriente del Sierpescoria empapa vuestros pies! Habéis alcanzado el río!

Entonces, la voz del caballero llega hasta vosotros en forma de un grito de cólera, desafío... y finalmente... horror.

-AUNQUE LA SOMBRA ME LLEVE! NADA TEMERÉ! PUES LOS DIOSES ESTÁN CONMIGO! POR EL ÁNIMA ARDIENTE! POR EL SEÑOR DE LA TIERRA! POR LA NIÑA DEL VIENTO! POR LAS... NO! NOO! DIOSES! SALVADME! NO! NO! SEÑOR DE LA MUERTE! AUXILIA...- Y de nuevo el silencio.

Un último tentáculo gigantesco trata de apresaros... pero lográis evitarlo sumergiendoós en las fétidas aguas... que a vosotros os parecen el lugar más maravilloso del mundo. Pero no os detenéis, os sumergís en busca de la corriente que os arrastre de esa maldita orilla que desde lejos parece un huevo de sombra que destaca en la propia oscuridad de la cueva. Impenetrable y rielante, como si no perteneciera a este mundo. Y de hecho, no los hace. Su mera presencia es una herida en la realidad y las propias aguas del Sierpescoria parecen haber estrechado su cauce para evitar entrar en contacto con la orilla maldita.

Pero vosotros no os giráis, no queréis hacerlo... no debéis hacerlo. Y por suerte, no lo hacéis.

Porque en la superficie burbujeante del huevo, dos monstruosos ojos blancos sin iris, os observan descender corriente abajo.

Pero vosotros no podéis verlos, no podéis verlos. Porque en lo único que pensáis es en abandonar la barriada de las cloacas para no volver jamás. Arrastrados por la furiosa corriente del río más contaminado de Mena Arcadaia, de toda Narua... sólo podéis desear que la corriente no se detenga y que os lleve al lugar más lejano posible de aquel maldito lugar.

Aunque el destino. Como suele decirse, juega siempre con todas las cartas.

FIN DEL CAPÍTULO 1.

                                                                                             Texto del master Animal



Aquí termina el capitulo uno, con dos bajas y dos que hemos huido por las cloacas de un rio nauseabundo, lo que hemos aprendido es que no nombres a los dioses, porque no sabes quien puede aparecer.

Mi personaje lagarto Xenox sigue vivo, pero hasta cuando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario